Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 9 de abril de 2015

Correspondencia audiovisual

Esta semana termina el MOOC Arte y tecnología para la educación. Ha sido una experiencia intensa en la que además de reflexionar sobre la zona de confluencia entre arte, tecnología y educación y realizar una serie de tareas que han puesto a prueba nuestra creatividad, hemos podido disfrutar del encuentro virtual entre personas con preocupaciones similares. La red se sigue ampliando pero nombres como  @silvinacarraud @clarasil44 y @alsitiolenguas vuelven a aparecer en mis procesos de aprendizaje, haciéndome reflexionar sobre la cercanía que existe entre algunos tránsitos formativos.
Como última tarea del curso, el guionista y director de cine Pablo Arellano nos propuso la realización de un audiovisual que iba a funcionar como misiva para alguien a quien hubiéramos conocido en el MOOC. Para el trabajo nos planteó dos condiciones limitantes: 
(1) una imagen a través de una ventana
(2) el uso expresivo del sonido

La primera idea que me vino a la cabeza cuando escuché el reto que Pablo nos estaba planteando es que no quería utilizar de forma literal la imagen propuesta sino que iba a crear una metáfora aun a riesgo de que el espectador no comprendiera el ejercicio. La decisión más inmediata, por tanto fue que la ventana a través de la cual iba a grabar sería el propio marco de la cámara (en este caso móvil): La segunda, que la imagen al interior de esta ventana-concepto no iba a ser rectangular.
Estos condicionantes que añadí a los que ya se planteaban en el ejercicio me llevaron a barajar varias alternativas, entre las cuales, la que más me interesó centraba la mirada en algunos objetos domésticos de forma circular que podían ser utilizados como metáfora de ventana: el ojo de la lavadora, la superficie de una cazuela, un colador o un plato de comida... Cualquiera de estas superficies me ofrecía, de forma similar a la imagen de una ventana, una apertura de la imaginación hacia los mundos que rodean lo cotidiano. Así un objeto como la lavadora se convierte en una vía de escape para los pensamientos; la superficie de una cazuela dónde hierbe la comida condensa y expulsa fuera de ella tanto aromas (que lamentablemente no pueden ser recogidos por un audiovisual) como humos y vahos de diferentes formas y tonalidades, un colador recoge en su textura geométrica formas orgánicas que además de alimentarnos expresan su contradicción lo cuadriculado de la retícula... De esta forma, y gracias al resquicio que me proporcionaba el uso de la metáfora, cada uno de estos objetos me ofrecía una serie infinita de interpretaciones.
Entre las diferentes pruebas de grabación que hice, la imagen del desagüe del fregadero por el que se colaba el agua me pareció la que más se acercaba a lo que yo quería expresar, pues me remitía a la idea de apertura, de flujo de conocimiento y conexión con lo desconocido. Todo esto,  además de estar relacionado con el concepto ventana que se nos estaba proponiendo como eje central del proyecto, me permitía "ilustrar" uno de los grandes retos con los que, en mi opinión, nos enfrentamos los docentes de hoy en día y que el filósofo Zygmunt Bauman concreta en su concepto "Educación líquida" (otros hablan de un estado permanente "en beta")
Una vez decidido que el sujeto protagonista del audiovisual iba a ser el desagüe llegó el momento de la experimentación técnica. Primero con la cámara del móvil, con la que realicé varias grabaciones midiendo tiempos, intensidades de agua y sonido, encuadres, etc. Una vez seleccionada la grabación definitiva, me dediqué a enredar con ella en youtube. La manipulación del tiempo y la ralentización de la imagen provocaron que el sonido original de la grabación adquiriera una textura entre metálica y hueca, en forma de murmullo, que proporcionaba a la imagen un fondo sonoro que remitía al todo pero a la nada.
A estas alturas solo quedaba incluir el texto de título y créditos que decidí iban a funcionar como pistas en las que el espectador pudiera apoyarse para realizar lectura del audiovisual. Y como de los errores se aprende, esta vez decidí que mi propuesta iba a ir acompañada de la siguiente explicación:
Dos condiciones limitantes: (1) una imagen a través de una ventana-pantalla (la del móvil) que a su vez enmarca una nueva ventana-desagüe circular a través de la cual fluye el agua y (2) un uso expresivo de un sonido ambiental mixto (fluir del agua más extractor del aire) manipulado por medio del ralentizado de la imagen. Todo ello sin perder de vista que es una correspondencia audiovisual que voy a enviar a tres personas que vuelven a aparecer en mis procesos de aprendizaje, haciéndome reflexionar sobre la cercanía que existe entre algunos tránsitos formativos. 

Este es mi trabajo final.


Muchas gracias a todas las personas que me han evaluado y a todas aquellas que me han compartido sus trabajos en este MOOC. 
Gracias también a Andrea Giraldez por su extraordinario trabajo de coordinación y acompañamiento a los participantes. 
Y finalmente un agradecimiento enorme a los profesores que con las tareas propuestas nos han colocado ante retos complicados pero muy interesantes: 
  • Andrés García la Rota, artista visual y director de Plataforma Bogotá; 
  • los compañeros de Puerta Joven: Tecnología, Juventud, Cultura y Desarrollo, una organización no gubernamental dedicada a promover el acceso y la participación de los jóvenes en la cultura y las nuevas tecnologías; 
  • Pablo Arellano, guionista y director de cine; 
  • Manel Rives, maestro de educación primaria en España;
  • Marcela Spezzapria, profesora de lenguas extranjeras en un centro de educación secundaria en Argentina

2 comentarios:

  1. Gracias a ti, Garbiñe (esta vez sin el corrector que se empeña en llamarte Garbille) por tu participación en este curso. Son las aportaciones de los participantes, que en tu caso van acompañadas de reflexiones muy interesantes, las que hacen que nuestro trabajo tengan sentido y nos permiten crecer y aprender.
    Magistral tu último vídeo, que acabo de compartir con Pablo. Seguiremos en contacto. Cariños. Andrea

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Garbiñe.
    Tal como reza el nombre de tu blog, la forma más bella y divertida de aprender es entretejer telarañas y deslizarce suavemente por ellas...
    Sigamos asì!
    Abrazo,
    Clara

    ResponderEliminar